Seguro te parece un poco pretencioso o incluso inútil pensar en un plan de RP si eres un autor independiente que está creando paso a paso y poco a poco su marca personal a través de un libro. Pero nada más lejos de la verdad, como vimos en otras entradas, este paso es fundamental si quieres crecer realmente tu comunidad. Porque recuerda que generar contenido atractivo, magnético y honesto de acuerdo a tu voz y propuesta única está muy bien, pero vas a necesitar también invertir en ti (o sea en tu propia marca) para ganar dinero y crecer. 

Identifica el foco de comunicación de tu libro

Una manera de tener claro el foco es hacerlo con pasos claros y teniendo en cuenta el libro que vas a publicar. Tradicionalmente para los libros de ficción el foco de comunicación y publicidad está puesto en el libro mismo, es decir, en la historia, y en segundo plano en el escritor, sobre todo si eres un autor independiente, cuando has alcanzado el Olimpo y eres conocido solo por el nombre la cosa cambia, pero ahora estamos en el plano terrenal.

A diferencia de este tipo de libros de ficción, los libros de no-ficción, es decir, todos los demás, desde superación personal, negocios, marketing, espiritualidad, ocio, estilo de vida y algo, etcétera, la comunicación está centrada en el autor, él es su marca y se vende al vender su libro. Para ello ya diste y sorteaste el gran reto de conocer a quién le hablas, es decir, quién es tu audiencia, y si lo has hecho bien sabrás qué nicho estás cubriendo. Sin ello no vale la pena gastar un peso, pues lo tirarás en un mar de mensajes. 

Recuerda siempre conocer a tu audiencia, de esa manera, se te facilitará hacer contenido para ellos

Luego entonces, como ya sabes todo y más de tu audiencia, sabes qué decirle, cómo hacerlo y qué es lo que buscan y tú puedes resolver. Entonces estás listo para pasar al siguiente nivel. Ese en el que no solo buscas buenas reseñas, algunas ventas constantes de tus libros, una que otra conferencia, entrevistas en medios muy generales. Quieres vender más libros, dar talleres de manera constante, que te reconocen como un líder de opinión, publicar otro libro, tener una marca personal sólida, reconocible e inolvidable. En ese momento necesitarás que otras personas especializadas en libros te ayuden a seguir adelante y crecer. 
 ㅤㅤ
¿Estás listo para empezar tu plan de RP?
ㅤㅤ
ㅤㅤ
ㅤㅤ
¿Tienes un libro y quieres publicarlo? Nosotros te Ayudamos a lograr esa meta

¡Conoce más aquí!

Leer un texto de forma sencilla es un elemento que todo lector busca explícita o implícitamente. Seamos honestos, no andamos por la vida observando los detalles de cada uno de los textos que leemos, pero en el momento en que encontramos algo que dificulta la lectura…¡pum! La inspiración se corta.

Para evitar este tipo de inconvenientes debes evitar algunos errores muy comunes. En el mundo editorial existen elementos que dificultan la lectura de un texto o simplemente hacen que lo que escribiste no sea visualmente atractivo.

Si estás en proceso de escribir un libro, no te vayas. En este artículo te mostraremos los errores más comunes que debes evitar para facilitar la lectura.

 

1.- Viuda

Línea de texto que sale del párrafo o está sola al final de una página. La viuda se consideran un error debido a que “corta las ideas”. En la siguiente imagen podrás ver el ejemplo de una viuda.

 

2.- Huérfana

Es una palabra que queda solita al final de un párrafo o página. Tiene el mismo efecto que la viuda. En la imagen, las palabras “universo” y “sortearse” son huérfanas.

 

3.- Callejón

Es cuando dos o más sílabas se repiten al principio o al final de un enunciado en el mismo párrafo. Visualmente lucen poco atractivas para el lector. En el siguiente párrafo, mar es un callejón.

María comía sopa de
mar cuando se le acercó
Marcos.

 

4.-Río

Un río es el espacio que existe entre una palabra y otra. Por su tamaño, dificultan la continuidad de la lectura. En el siguiente párrafo, el río se forma entre las palabras llamo, Anai, película y contigo.

Hola, me llamo              Anai. Me gustaría ver
una película                         contigo.

 

5.-Texto no alineado

Si el texto no está alineado, obliga a nuestro lector a desviar su atención en la lectura y concentrarse en encontrar la continuidad de la última línea que leyó. Dependiendo el diseño editorial, el texto puede alinearse a la derecha, a la izquierda o al centro.

 

6.-Cajas de texto inapropiadas

El diseño editorial busca que los textos y las imágenes sean más atractivas para leer. Sin embargo, se recomienda que una caja de texto tenga entre un máximo de 64 caracteres por línea. En la imagen podemos observar una caja de texto en forma de círculo, respetando el máximo de 64 cce.

 

Una vez que un libro ha sido diseñado, un grupo de especialistas se reúne y revisa detalladamente cada una de las páginas. Su propósito es evitar que se presenten este tipo de problemas que sin duda pueden ser una molestia para cualquier lector.

Si deseas convertir tus publicaciones en textos fáciles de leer, Yo publico te ayuda en el proceso.

Como lectores, SIEMPRE juzgamos a un libro por su portada. Además de la sinopsis, la portada es en un elemento clave para cualquier libro de ficción o no ficción, pues es lo primero que los lectores van a ver de nuestro libro es la portada, y que da paso a cautivarnos e interesarnos para conocer más sobre el libro y su historia.

Parece absurdo que una simple imagen pueda influir en la compra e incluso dictar “una sentencia” sobre el contenido, echando por tierra el trabajo de escritura que tanto tiempo nos ha llevado. Pero somos así, nuestros ojos deciden (hoy más que nunca) y controlan nuestros deseos. Por los tanto no podemos permitirnos publicar nuestro libro con una portada inapropiada o poco llamativa.

Lo primero a tener en cuenta, quizá lo más básico y que probablemente habrás escuchado un montón de veces, es que la imagen de portada se identifique no solo con la historia de su interior sino también contigo, tus personajes o con lo que quieres que sientan los lectores al tenerlo en sus manos. Una portada siempre será la tarjeta de presentación de todo libro, es un reflejo de su personalidad y del género al que pertenece.

Así que te damos un consejo: SI NO ERES DISEÑADOR EDITORIAL NO DISEÑES TÚ LA PORTADA, DÉJALO EN MANOS DE UN PROFESIONAL. Claro que serán tus ideas las que aparezcan en ella, pero no debes ejecutarla tú. Debes escuchar la opinión de tu diseñador, lo que tiene que decirte y siempre pídele que haga además de tu idea otra enteramente de él.

Para ello tienes que hablar mucho con tu diseñador, muchos de ellos te mandarán un brief para poder saber más de lo que buscas y no solo aventarse sin haber entendido de qué va el libro, lo que esperas de la portada y qué concepto o conceptos quieres ver en la portada. Otra cosa que debes saber, como buen autor independiente, es sobre cómo formarte una opinión, tienes que ver muchas portadas de libros y analizar por qué son buenas, qué te llama la atención de ellas, qué elementos destacas, cómo es la composición. ves con claridad el título y el subtítulo, como está ejecutado el concepto principal del libro.

Además de responder el brief te sugerimos que le cuentes muy bien el género al que pertenece el libro, las características demográficas de tus lectores, el contexto de la historia, si tienes una comunidad de lectores cuéntale qué esperan ellos ver en la tapa del libro. Si tienes varios estilos de portada en mente, también cuéntale a tu diseñador.

Lo mismo sucede para un libro digital, la portada tiene que ser buena y para eso puedes imprimirla y pegarla en la pared, obsérvala durante varios días y juzga “¿qué te parece?” puedes compararla con las portadas que más te gustan. Y pregúntate

  • ¿Le comunica lo que quiero a mi lector modelo? sí o no
  • ¿Es realmente legible?, ¿la gente a golpe de vista entiende todos los elementos?
  • ¿Lo que muestra es literal? o bien ¿ha tomado la idea del título y del contenido para llevar al lector a otro nivel?
  • ¿Es misteriosa? ¿Te deja con ganas de saber más del libro? ¿De la historia?

Si la mayoría de tus respuestas ha sido no, por favor deja que tu diseñador te ayude o bien elige a otro, muchos grandes libros pasaron por varios diseños antes de encontrar el definitivo.

Y finalmente, recuerda que no debes sacar material del internet. Ya que las imágenes que elijas pueden no estar en la calidad apropiada, y podrías estar atentando contra los derechos de autor. No puedes usar sin juicio y sin límites todo lo que encuentres en la red, y las imágenes como las de un hada en plena naturaleza o una chica en medio del mar y rodeada por la luna y las estrellas, pueden ser elementos clichés y nada cercanos a la esencia de tu libro.

Para crear una portada siempre tienes que pensar en vender, en ti como escritor y no como persona.

 

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!

Desde que el género de la fantasía ganó fuerza en el mundo de la literatura, se ha vuelto uno de los géneros más leídos alrededor del mundo, ya que nos permite alejarnos de la realidad con los personajes, la magia y los mundos que nos ofrece. Sin embargo, no podemos negar que conforme el género ha crecido y se ha ido desarrollando, no es de extrañar que muchas veces encontremos elementos literarios repetidos en muchas historias de diferentes autores alrededor del mundo.

A estos los que llamamos clichés. Así que te presentamos los 7 clichés más comunes dentro de la literatura de fantasía.

 

1.- El mundo medieval:

Este es uno de los clichés más recurridos en casi todas las obras de fantasía, ya que el medievo europeo fue la época perfecta para fomentar el imaginario de criaturas mágicas como dragones, duendes, unicornios, centauros, etc. Por lo que se crearon toda una serie de historias alrededor de ellos. Sin embargo, el uso del ambiente y la temporalidad de la época medieval se ha vuelto un tema tan repetitivo en los escritores del género que pocas veces pueden ofrecer algo nuevo en el tema, y sus historias se vuelven predecibles y aburridas por los elementos limitados que implica usar esta época.

 

2.- El anciano sabio o guía del protagonista:

Un recurso muy utilizado en obras de fantasía como en El señor de los anillos y Harry Potter. El anciano sabio funge siempre como una guía para los personajes principales en sus aventuras, es fuente de inspiración y por lo general su carácter es pasivo, amable y, en ocasiones, un poco cómico, excepto cuando se narran escenas de pelea donde lo incluyen. Pero por lo general, también es un elemento ya muy desgastado puesto que requiere tanta atención como el protagonista a lo largo de una novela, llegando incluso a resaltar más que el personaje principal. Si tiene que haber un mentor que sea alguien con un físico totalmente diferente.

 

3.- El héroe y su interés amoroso:

El amor es uno de los elementos secundarios que suelen estar presentes en muchas historias de fantasía y que, por lo general, tiende a ser un obstáculo a los intereses del protagonista, o bien, se vuelve un catalizador que lo impulsa a seguir su aventura y triunfar sobre el antagonista en el momento clímax de la batalla final. Pero introducir el elemento romántico desvía muchas veces al autor de su objetivo principal en la novela y tiende a terminar casi siempre con el final feliz del protagonista y su pareja. Además las parejas suelen ser heterosexuales para cumplir con el capricho de que el héroe debe tener una familia y estos continuarán su legado.

Una historia de fantasía funciona por los elementos que te alejan de la realidad y las aventuras de los personajes, por lo que no es obligatorio poner un interés amoroso de por medio, esto no es novela de romance.

 

4.- Los obstáculos antes del enfrentamiento final:

Los enfrentamientos finales son, generalmente, el clímax cumbre de toda historia, ya que es el momento de resolver todos los conflictos abiertos y que se nos presentaron a lo largo de la historia. Aunque antes de que nos describan dicho suceso, parece que todos los villanos en la fantasía tienen la obsesión con idear complejos obstáculos en el camino del héroe, para debilitarlo y derrotarlo más fácilmente, sin embargo, es un plan completamente inútil ya que los malos terminan perdiendo pese a la clara diferencia de poder. Pero esta técnica solo justifica sumar páginas a un libro.

 

5.- Deus ex Machina: 

Se denomina «Deus Ex Machina» a toda trama que se resuelve a través de un elemento, personaje o fuerza externa que no haya sido mencionado con anterioridad y nada tenga que ver con los personajes ni la lógica interna de la historia. Es tirar a la basura toda la construcción de tu mundo mágico solo para poder poner un punto y final a la novela.

Nada frustra más en la ficción que esa sensación de que el escritor ha tomado un atajo para solucionar uno de sus conflictos. Te sientes estafado. Por eso hemos de tener cuidado con lo de resolver una trama a través del «Deus Ex Machina», o correremos el riesgo de que el lector se sienta así.

 

6.- El héroe huérfano:

Al parecer, entre los escritores del género existe la regla no escrita de que un héroe debe estar huérfano, o nunca haber conocido a sus padres para que se desarrolle mucho mejor. Pero este ya es un argumento muy trillado puesto que sólo se usa como excusa para introducirnos más adelante la historia trágica del protagonista y dar una justificación del porqué debe emprender el viaje que cambiará su destino, o porqué debe enfrentar al antagonista, responsable de su orfandad.

Por suerte, muchos escritores ya introducen a un protagonista que tiene padres desde el comienzo de la historia, ya que eso nos ayuda a identificarnos con él, pues se nos presenta una rutina de vida normal, antes de introducirnos de lleno a la aventura.

 

7.- Dragones medievales y sus jinetes:

Este último cliché se relaciona mucho al mundo medieval del que ya hablamos, pero tenemos que tratarlo por separado ya que hablar de la fantasía suele también hablarse de dragones. Siempre nos los presentan como seres escamosos de más de 10 metros de largo, con dientes y garras más filosas y poderosas que una espada, y que además pueden volar y escupen fuego. Esta descripción es el estereotipo más conocido gracias a los relatos de la Europa medieval, pero está tan gastado que nuevamente corremos el riesgo de limitarnos a no ver más posibilidades de desarrollo en los dragones como personajes de una novela. Al parecer solo pueden desarrollarse o tener interés para el lector cuando vienen acompañados de humanos destinados a montarlos y controlarlos, humanos denominados “Jinetes de dragón”. Por lo tanto, los dragones quedan relegados a ser mascotas en una novela de fantasía o bien, solo bestias que buscan caos y destrucción.

Una forma de combatir este cliché es estudiando la figura del dragón en otras culturas, ya que son seres que han estado presentes en todo el mundo.

 

Ahora que conoces los clichés más usados en la literatura, tienes más herramientas para evitarlos y llevar a la literatura fantástica por nuevos horizontes y nuevas historias que sean frescas, originales y que impacten en la sociedad de una forma en que aún no se ha hecho.

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!

 

Me gustaría platicarles cómo fue que decidí escribir mi primer cuento infantil Los niños y la Gran Pared Invisible. Mi proceso quizás fue diferente al de otros autores, yo no escogí el tema sobre el que quería escribir, más bien el tema fue quien me escogió a mi.

Soy mamá de una hermosa niña con Síndrome de Down, se llama Andrea. Y desde que ella era muy pequeñita, supe que quería escribir un libro sobre la discapacidad, que tenía que compartir lo maravillosos que son estos niños y hacer visible esta barrera invisible con la que muchas veces sin darnos cuenta, los hacemos a un lado.

Al principio, no sabía qué formato usar. No estaba segura de si sería mejor dirigirme a los adultos o a los niños. Después de mucho darle vueltas al tema, se me fue aclarando el panorama. Me di cuenta de que lo mejor sería escribir un cuento infantil del que pudieran disfrutar también los adultos. Sobre todo tratándose de los más pequeños, tendrían que leerlo con sus padres, abuelos, hermanos grandes o maestros. Creo que al final lo que escribí fue un cuento con el que personas de cualquier edad se pueden sentir identificadas, y tratándose de un tema tan vital, definitivamente este fue el resultado que estaba buscando.

Ahora bien, como el tema en sí es de naturaleza sensible y compleja, es crucial que al abordarlo sepamos elegir elementos con los que los niños se sientan inmediatamente identificados y que sean de fácil acogida en su imaginación. Por ejemplo, yo elegí a un Mago todopoderoso, quien es básicamente el que manda y da las ordenes en el mundo imaginario en el que se desarrolla mi historia. La magia siempre es algo que llama la atención en los pequeños. El resto de los personajes que aparecen en el cuento son niños, incluidas las dos protagonistas que son dos niñas valientes y con un gran corazón. Esto es importante mencionarlo, porque los niños que aparecen en el cuento tienen más o menos la misma edad que los lectores hacia los que quise dirigir la historia, es decir entre 8 y 12 años, logrando que el niño lector se identifique con los personajes más fácilmente.

En mi historia, una de las protagonistas tiene discapacidad y la otra no. Quise darle a ambas un papel igual de trascendente en la trama, ya que en el desarrollo del cuento, uno de los mensajes centrales que quise transmitir es la inclusión y cómo las cosas que tenemos en común nos pueden unir más de lo que las cosas que tenemos diferentes nos pueden separar.

Lo más importante será lograr que los niños se enganchen con la historia, si la historia es aburrida, no captaremos su atención. Para ello hay que buscar elementos de aventura, de magia, de fantasía o de cualquier otra cosa que logre provocar en ellos curiosidad y emoción por seguir leyendo.

Otro elemento esencial es el lenguaje que vamos a utilizar. Trataremos de crear una historia interesante para ellos, pero que sea de ágil lectura, fácil de leer para que la historia fluya y se haga ligera. Para ello, nos ayudaremos con las ilustraciones, que son una parte imprescindible en un cuento infantil.

Las ilustraciones le dan un respiro a los pequeños entre tantas letras, y estimulan su imaginación mediante imágenes, que refuerzan la forma como ellos mismos están recreando la historia en su mente. Ahora bien, hay que saber medirse con las ilustraciones, y dejarles siempre un espacio suficiente para que ellos imaginen las cosas como quieran, sin ponerles límites. Por ejemplo, en mi cuento las ilustraciones son pocas, en primer lugar porque es un cuento para niños en edad escolar intermedia, que no necesitan tanto apoyo visual y en segundo lugar, porque quise darle más espacio a su propia imaginación.

Es fundamental, como en cualquier cuento o relato, que el cuento tenga un inicio, un desarrollo y un desenlace claramente identificables. De esa manera será mucho más fácil para el niño entender la historia y captar el mensaje que queremos darle. En el caso particular de mi cuento, traté de que la historia fuera lo suficientemente clara como para que cada niño pudiera imaginarla en su propio entorno y encontrar las similitudes entre el mundo de fantasía y el mundo real.

Nunca debemos desestimar su inteligencia, no por ser niños debemos dirigirnos a ellos como si fueran tontos o no entendieran las cosas. A menos que el cuento sea específicamente pensado para bebés o niños muy pequeñitos, debemos tratar de explicar los conceptos con claridad suficiente pero sin subestimarlos. Los niños entienden las cosas a veces mejor que los propios adultos.

Por último, creo que los cuentos infantiles son una herramienta maravillosa que tenemos los autores para intentar transmitir a los niños mensajes trascendentales. Por eso hay que escribir muchos cuentos cargados de mensajes positivos, de inclusión, de amor, de responsabilidad social y de esperanza.

Recordemos que los niños de hoy son los adultos del mañana. Son nuestro futuro, y un tesoro muy preciado. Alimentémoslos siempre de optimismo, sin caer en la ingenuidad.

 

Marcela Fonseca

Autora de Los niños y la gran pared invisible

 

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!

Veo que estas afilando tus armas y limpiando tu armadura para escribir una batalla épica… ¡Muy bien! Las batallas en una historia de aventura o acción son una de las etapas que cualquier lector siempre está esperando. Ese momento en el que el héroe se levanta en armas para detener el plan malévolo del villano. Es el punto que, como lector, esperas para ponerte la armadura y, junto con el protagonista, gritar mientras corres a la acción…

Sin embargo, escribir una batalla épica requiere algunos puntos importantes que debemos tomar en cuenta, ya que no se trata de chocar las espadas a la menor provocación. Hoy les hablaré un poco sobre este proceso. Así que levanta tu escudo, ajusta la armadura, prepara tus armas, no olvides tu pluma y veamos estos pequeños consejos para crear una batalla épica literaria.

Estamos por entrar a la zona de batalla así que prepárate. Así como en El Azul… y en varias otras novelas nos encontramos envueltos en una batalla desde la primera página. Protegiéndonos de las espadas y flechas que vuelan por todas partes, sin saber por qué nos atacan. Pero calma, antes de que salgas a tirar golpes, debemos entender que toda batalla debe de tener una razón, hay que tener en cuenta que siempre debe de estar ligada a la historia, una no puede vivir sin la otra. La historia nos deberá conducir a estos encuentros de acción, pues le dará emoción y contexto a la tan esperada pelea.

¿Ya estás leyendo sobre esgrima y tácticas militares? ¡Bien! Eso es bueno y aunque no es tan necesario ser un experto en artes marciales o diferentes tipos de armas, sí es importante tener una pequeña noción sobre ello para poder identificar las limitantes. Aunque tú puedes meter cualquier tipo de arma o arte marcial en tu historia, pues eres el creador, siempre es recomendable saber las ventajas y desventajas de las armas o estilos de batalla. Por ejemplo, si tu personaje usa una armadura por más que quiera no podrá ser más rápido que un rayo. Conocer datos como este y contextos ayuda a darle un toque verosímil a la lucha y puede agregar incertidumbre sobre el desenlace. Tus lectores se preguntarán cómo su personaje favorito logrará salir lo mejor librado del conflicto:

Ejemplo: El caballero utilizaba la espada con maestría logrando esquivar todas las mortales estocadas que su enemigo lanzaba, sin embargo el peso de la armadura y el calor lo empezaban a agotar…

También es importante definir qué función tienen las batallas dentro de la trama. Quizás en esta batalla el protagonista debe perder, este será un instrumento que podrás utilizar a tu favor para describirlo mejor.

Envaina la espada un momento, tenemos que planear nuestros ataques. Es muy importante que te pongas en la mesa de estrategias junto con tus protagonistas y planifiquen la lucha.  En este punto tendrás la oportunidad de crear las estrategias como general y como director de escena para tener siempre bien ubicados a tus protagonistas y que ellos tengan las indicaciones correctas. Siempre hay que tener este proceso de planificación para que todo salga como tú lo esperas y evitas que todos se amontonen queriendo salir por la misma puerta.

No es lo mismo pelear de noche que de día, ¿verdad? Saber en qué momento se situará cada batalla nos va a dar mayores recursos a la hora de escribir, pues esto otorga ventajas y desventajas a los bandos en conflicto. Por ejemplo, no es lo mismo una batalla en el desierto, donde las armaduras se calientan más y el sol se reflejaba en ellas deslumbrando a los oponentes, que una batalla nocturna donde la oscuridad facilita escondites y ser descubiertos sería más difícil.

Como lo mencioné en el ejemplo, utiliza el clima o el momento del día para darle un mejor toque a la descripción. De tal forma que el lector pueda ubicar e imaginar. Mencionar estos datos específicos ayudará a tus lectores con su propia aventura.

Baja un momento la espada y reflexiona un poco, recuerda que las batallas deben de ser parte de la historia y debes estar consciente que toda lucha o momento de acción debe tener sus consecuencias. En ellas te puedes apoyar para darle mayor importancia a un personaje, crear alianzas, cerrar algún ciclo, una situación o un personaje nos puede dejar algún mensaje o simplemente desaparecer. Dile adiós a algunos personajes porque, seamos sinceros, a veces no sabemos qué hacer con ellos, no me veas así, no es algo que recomiende mucho.

Descansa un poco soldado, piensa en tu lector. Mientras escribía las batallas de mi libro me dí cuenta de algo muy importante: quería ser especifico con las situaciones sin quitarle la imaginación a mi lector. Suele pasar que describes demasiado y que le quitas al lector la posibilidad de imaginar. Como un director de cine planeas que la batalla se vea directamente a cámara, que se recorra en 360 grados o en planos fijos. Para evitar esto, yo describía o dejaba pistas de los punto esenciales, dejando el resto a la imaginación.

Ejemplo: Nuestro héroe después de caer al suelo, recogió la espada ensangrentada y con dificultad se postró sobre una rodilla, el sudor corría por su frente, mientras su contrincante lo esperaba pacientemente…. (deja que el lector ponga lo demás)

Esta estrategia da la oportunidad a nuestro lector de poner las piezas a su gusto y que pueda observar desde el punto que desee.

¿Acaso noto miedo? Soldado, este es el momento de dejar el miedo a un lado. Este es el mejor consejo que te puedo dar. Prepara tu pluma, máquina de escribir o computadora y escribe. ¡DISFRÚTALO! Es tu mejor momento, explota tu imaginación, diviértete y emocionate escribiendo; deja que la imaginación vuele. Así como tú te pusiste tras las líneas enemigas los lectores también estarán ahí y vivirán lo mismo que tú. Así que simplemente diviértete, encara el miedo y corre a la acción gritando a todo pulmón.

 

E. D. Salazar

Autor de El Azul y el círculo de los héroes

 

 

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!

Toda buena historia depende de un gran personaje para ser contada. Una historia simple y sin mucha profundidad puede ser salvada por un personaje complejo y tridimensional, pero una buena historia puede ser arruinada por un personaje lineal y simple, esa es la importancia de la creación de un buen personaje.

Antes de crear a su aventurero, o aventurera, hay que conocer los tipos de personajes que hay, estos son los siguientes:

  • Principal o Protagonista: este es el héroe, antihéroe o antagonista.
  • Secundario: son importantes, pero no tanto como el protagonista, son los amigos del héroe, o los aliados del villano.
  • Fugaces: estos suelen tener una aparición breve en la historia, pero su corta aparición suele influir de gran magnitud en la historia.

Bien, ya que tengamos claro los tipos de personajes que existen, hay que entender la caracterización arquetípica. En este caso, existen dos tipos:

  1. Estereotipo o cliché:

Son la base sobre la cual se va a tejer un personaje más complejo y sólo eso, la idea es dejar atrás los estereotipos pues suelen ser planos y sin chiste y no queremos eso,

  1. Arquetipo:

Es la idea básica de un comportamiento o virtud, es un paradigma, un modelo a seguir. Normalmente son símbolos de emociones o virtudes.

Para la creación de un buen personaje lo ideal es mezclar un estereotipo con un arquetipo, un ejemplo muy bueno es Batman, siendo este, dos personajes en uno: Batman es un detective, experto en artes marciales y filántropo, mientras que su alter ego, Bruce Wayne, es egocéntrico, playboy y narcisista.

Algunos ejemplos de estereotipos en novelas de aventura son: El héroe, el escudero, la amada, el antagonista, el ayudante del antagonista, el mentor, el personaje obstáculo y el personaje impacto.

Los podemos encontrar en cualquier historia, por ejemplo en, donde el héroe puede ser tanto Aragon como Frodo, el escudero Legolas, Glimli y Sam, la amada de Aragon sería Arwen, el Antagonista, Sauron, El ayudante del antagonista, Saruman, el mentor, Gandalf, el personaje obstáculo podría ser tanto Saruman como los Nazgul, y el personaje impacto sería Gollum, como estos, podemos encontrar referencias en cualquier historia.

Bien, si crean un personaje masculino, por favor, no los doten de virtudes, no los hagan musculosos, adinerados, apuestos, carismáticos, sin traumas, en pocas palabras, perfectos, un personaje de este tipo suele aburrir, lo mismo pasa si crean un personaje femenino tierna, inocente, hermosa, llena de virtudes, etc, lo interesante en este caso es darles traumas, tics, desventajas para que a lo largo de la historia se vayan desarrollando, y de sus debilidades nazcan las fortalezas que los ayudarán a superar los obstáculos que les vayamos poniendo en el camino.

Veamos si ya dominan esto, escojan su película, serie o novela favorita, y clasifiquen que personaje es el estereotipo del héroe, cuál es el antagonista, escudero, amada, etc, con esto podrán identificar y por lo tanto crear a los personajes idóneos para su historia.

Sí desean crear un personaje complejo pueden usar las herramientas que los rodean: en su familia, su círculo social, sus compañeros de clase o de trabajo, etc, observen sus manías, su comportamiento ante ciertos obstáculos, sus traumas, esos son personajes complejos y pueden aprender mucho de ellos, y recuerden que la variedad con la que pueden crear un personaje es ilimitada, sólo deben explotar su mejor arma para lograrlo, su imaginación.

 

J.S. Navarro

Autor de Guardianes elementales. Ojos carmesí

 

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!

Muchas personas que desean publicar piensan que una obra está protegida solo cuando está registrada y adquieren los derechos de autor. Sin embargo, esta medida te ampara principalmente ante un intento de plagio. Entonces, ¿cómo proteges tu libro de ser comercializado sin autorización? Bueno, esa es la función del ISBN.

El ISBN es un código internacional para libros (International Standard Book Number). Este código actúa como identificador único para este tipo de publicaciones. Ayuda a identificar un libro en concreto. Aunque es importante saber que este código no se asocia sólo a una obra, sino a cada edición de la misma, por lo que cada edición del libro tendrá un ISBN diferente, aunque el texto sea el mismo.

En esencia, gracias a este código se puede identificar el libro como producto. Ayuda a llevar un control en cuestiones de venta en librerías ( llevar un control de unidades vendidas y las que hay en el almacén). Relaciona los libros con sus editoriales y avala a los autores. Por tanto, se trata de un elemento que facilita mucho el proceso de gestión de un libro. Además de ser un identificador, ya que podemos hacer uso del ISBN tanto en tiendas como en bibliotecas para buscar un libro en concreto.

Ahora, otra duda que actualmente se tiene es: ¿Todos los libros llevan ISBN? Cualquier libro que esté disponible para el público puede usar uno. Da igual que este libro sea gratuito o sea comercializable. Pero como hemos dicho anteriormente, no es obligatorio.

En el caso de los libros digitales tampoco es algo obligatorio. De hecho, nos encontramos con algunas librerías online (como Amazon y Google Play) que no exigen que el libro digital tenga un código ISBN, ellos asignan un código de identificación.

Recomendamos que ambos formatos, tanto físico como digital, tengan ISBN ya que facilita su comercialización en diversos canales de venta, tanto físicos como digitales. Pero es una decisión que recae en el autor.

El trámite de ISBN corre por parte de las editoriales cuando una obra está por entrar al mercado literario y esta se hará cargo de la distribución del libro. Pero si el autor decide distribuir su obra de forma autónoma el trámite es sencillo y puede solicitarse en las oficina de INDAUTOR o a través de internet en: https://www.indautor.gob.mx/isbn/procesos.html

 

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!

 

 

Hace algunos años surgió en mí la inquietud de acercar la Astrología a personas que, por su experiencia, la desacreditaban. Tenía ya varios estudios y práctica en el tema. Cuando decidí escribir un libro de Astrología –“como por arte de magia”– llegué a un taller de escritura con Guadalupe Vera. Digo esto porque los tiempos fueron perfectos y las personas del taller las indicadas para que todo el proceso fluyera de forma natural.

Lo primero que hice fue aclarar mis ideas. Escribí los temas posibles a desarrollar e hice un pequeño sondeo para entender lo que más podía interesarle a las personas que no tenían idea acerca de la Astrología o bien cuyo conocimiento residía en los horóscopos publicados en revistas, la mejor herramienta para desacreditar a este conocimiento milenario.

Entendí lo que de alguna forma era conocido por todos y lo que no tanto. Mi reto era combinar todo de una manera sencilla y plasmarlo en un libro divertido, fácil de leer pero que revelara la profundidad de este saber.

Paso 1 – Definir el tema

En principio había que explicar en palabras muy sencillas lo que es la Astrología y para lo que sirve, exponiendo mi punto de vista sobre distintos temas universales y que muchos nos cuestionamos, como el libre albedrío, estar en equilibrio, el planteamiento de distintas religiones que nos ayudan a entender la razón de nuestra existencia, etcétera. Como verán, son temas mucho más filosóficos que nos hablan de una búsqueda. Es esa indagación lo que nos acerca a diversos caminos para entender el sentido de nuestra vida. Para mí eso es la Astrología.

Este primer paso nos ofrece una perspectiva general, para luego entrar a detalle en cada uno de los temas. Es algo importante, sobre todo cuando se trata de un ensayo.

Paso 2 – Priorizar el capitulado

Definir los temas a tratar en el libro y priorizarlos. En mi caso fueron cada uno de los componentes de la carta astral:

  • Los signos
  • Los planetas
  • Los aspectos
  • Las casas
  • Los asteroides

Paso 3 – Estructurar la información y hacerla clara

Dentro de cada uno de los temas, estructuré subtemas o elementos que los conforman, para desmenuzarlos poco a poco:

  • Signos – Los elementos y modos, que nos ayudan a entender la esencia de cada uno de los signos zodiacales.
  • Planetas – La condición planetaria, que nos habla del funcionamiento de cada planeta en la carta.
  • Aspectos – Los grados en combinación con los modos y elementos, que es lo que forma los aspectos entre los planetas.
  • Casas – Empecé con la combinación de las casas y los signos, ya que es parte importante de una lectura.
  • Planetas en cada signo – Nos da una comprensión mayor de los planetas en nuestra carta.
  • Asteroides – Fue una embarradita, para que el lector conociera de su existencia.

Paso 4 – Quitar paja, limpiar texto

Quitar la paja, es decir todas las palabras innecesarias en el texto, las muletillas y expresiones que utilizamos al hablar, pero que sólo cansan al lector y no aportan nada. Esta estrategia fue algo que aprendí y sigo aprendiendo en el taller “Escribe y Publica” de Guadalupe Vera. Creo que un factor clave para captar la atención de nuestro lector y no perderlo en el camino.

Paso 5 – Dar un desenlace correcto

Dar un final resumiendo el contenido del libro, lo que ayuda a dar claridad al conocimiento expuesto.

Paso 6 – Revisión

Leer y releer el texto en voz alta,  para encontrar errores y corregirlos. Les confieso que he leído al menos en ocho ocasiones el contenido de mi libro, que consta de 208 páginas.

Muchos de los temas de mi obra, los fui explorando y descubriendo conforme escribía. Sería una mentira decir que todo estaba perfectamente estructurado, pero sí tenía un objetivo muy claro, que fue lo que me ayudó a encontrar el título perfecto una vez terminado mi libro. Éste tiene dos elementos prioritarios: el tema a tratar y el público objetivo al que yo quería llegar.

 

Una probadita de astrología para incrédulos como tú ha sido un grato camino, que me ha permitido enriquecerme de personas muy valiosas y espero sea el inicio de una nueva carrera en mi vida.

Maru Diéguez Torrado

 

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!

 

Les voy a compartir mi experiencia al escribir Maru y su amiga Sombra, mi primer libro infantil.

Confieso que desde muy joven me ha fascinado y sorprendido la imaginación que todos los niños tienen y van descubriendo conforme crecen y aprenden. Estoy convencida de que esta imaginación mágica nace de manera natural, pero también soy una fiel creyente de que cuando los cuentos son leídos por los padres, abuelos o familiares a sus pequeños les ayuda a desarrollar mucho más una creatividad llena de fantasía.

Así que yo quería escribir un cuento infantil y tenía que comenzar por algún lado.

Desde hacía ya algún tiempo, rondaba por mi cabeza escribir un cuento para niños. Tenía la idea clara de lo que quería narrar,  pero había que aprender aún muchas cosas.  Entonces el destino jugó a mi favor y puso en mi camino el taller de la escritora Guadalupe Vera: Escribe y publica.

Durante el taller gracias a Lupita por sus conocimientos trasmitidos y debido a la constante retroaliementación de mis compañeras de taller, mi libro fue tomando forma y hoy debo confesar que me siento muy satisfecha del logro alcanzado.  Maru y su amiga Sombra es ahora una realidad.

Desde mi experiencia, les puedo decir que para escribir un cuento infantil es necesario tener ya la idea y conocer a ciencia cierta el tema principal.  Es decir, ¿qué queremos trasmitirle a las niñas y a los niños? ¿qué mensaje queremos brindarles?

Primero es necesario definir la edad de los niños al que irá dirigido nuestro cuento, ya sea preescolar, que corresponde de 2 a 5 años; escolar de 6 a 11 años, o bien adolescentes, de 12 a 18 años. La edad de los niños definirá mucho el lenguaje y la narrativa que utilizaremos. Es importante señalar que un niño quedará atrapado o no desde el inicio del cuento. Por ello tenemos que ser muy claros, pero combinando la profundidad necesaria del tema que queremos abordar con un lenguaje sencillo.

Es primordial tener una narrativa directa, fluida y quitar la paja, es decir, lo que sobra para una narrativa sencilla. Lo complejo del mensaje tiene que tratarse desde el principio, para que los niños puedan entender de una manera clara el mensaje, por muy complicado que sea.

Generalmente, los cuentos infantiles tienen un personaje principal o protagonista. A través de él comunicaremos a los niños el mensaje que queremos transmitirles. Éste puede ser sobre un tema feliz o bien un asunto difícil como la muerte, las pérdidas, la tristeza o la enfermedad; pero siempre es necesario que el proceso narrativo sea amable y tranquilo.

Es muy recomendable que el personaje sea más o menos de una edad similar a quién va dirigido el cuento. Eso ayudará a lograr una conexión inmediata de los niños con nuestro mensaje, se sentirán identificados y fomentaremos un mejor vínculo con nuestros pequeños lectores.

El protagonista debe tener además alguna peculiaridad en su personalidad, ya sea física o de actitud. Por ejemplo: la oveja rebelde, la niña valiente, un gato saltarín o un perro peludo que se niega a que le hagan un corte de pelo.

La estructura básica de un cuento infantil es: inicio, desarrollo y desenlace. Al terminar el cuento, debimos ya haber superado los obstáculos principales que incluimos en la trama. La moraleja o el mensaje debe quedar claro sin necesidad de escribirlo, es decir, debe quedar intrínseco.

Una herramienta muy valiosa que los escritores de cuentos infantiles podemos utilizar es el uso de las “onomatopeyas”, palabras que imitan un sonido, un ruido, o incluso un fenómeno visual con el que se está vínculado semánticamente. Por ejemplo: de los animales, el pollito dice “pío, pío”, la rana dice “croac, croac”,  el gallo dice  “kikirikiki”, la risa “jaja, jeje, jiji” un golpe “¡pum!”, etcétera.

También es importante que el niño utilice sus sentidos durante la lectura y perciba diferentes sensaciones. Para lograrlo, podemos ayudarnos de verbos sensoriales, como sentir el agua fría, observar un lugar era oscuro, o saborear la comida, que estaba riquísima.

Por último, comentaré acerca de la relevancia de las ilustraciones en un cuento infantil, no por ser las menos importantes. Al contrario, desde mi punto de vista, son imprescindibles y en un cuento infantil son la parte primordial.

Es fundamental que las ilustraciones reflejen muy bien al protagonista, el ambiente, apoyen al texto y puedan transmitirle el mensaje al lector, en conjunto con la narrativa. Desde mi opinión, sin ilustraciones o con colores llamativos, no existe un cuento infantil completo.

Ahora les voy a platicar un poquito de Maru y su amiga Sombra. La parte compleja es identificar a esa amiga oscura que se refleja de nosotros mismos, nuestra sombra.  Es la relación que todos los niños tienen consigo mismos y el mundo que los rodea. En este libro encontrarás catorce relatos de Maru y su Sombra, con temas muy importantes que se viven durante la infancia de cualquier niño, como las pérdidas, la importancia de la obediencia y del trabajo en equipo, la compasión, los cambios, los celos y la amistad, entre otros más.

Las ilustraciones son maravillosas y me ayudaron muy bien a reflejar a sus protagonistas. Espero que pronto tengas la oportunidad de disfrutar del mundo de Maru y su amiga Sombra.

Gaby Trejo Rodea

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!