Mi camino hacia la publicación

Soy Sara Jiménez, comunicóloga. Desde hace 20 años tuve la inquietud de escribir. En algún momento creo que todos hemos tenido esa motivación, esa necesidad, esa luz que se enciende en nuestro interior. Aunque fue hace mucho que tuve este impulso, decidí primero ser madre antes que escribir. Reconozco que se me hizo más sencillo lo primero “fue más fácil para mi embarazarme que escribir un libro”.

Ahora, a mis 50 años y con una hija adolescente, por fin estoy concretando mi sueño. Debo confesarles que me ha costado más trabajo escribir que parir, pero al final la satisfacción de ambas cosas es enorme, sólo después de haberlo vivido puedo apenas describirlo.

En lo personal, inicié mis textos con algunas inspiraciones de madrugada, frases e ideas de medianoche que me parecían interesantes. Aún ahora, antes de dormir siempre coloco en mi buró pluma y papel, listos para registrar mis pensamientos. Al principio, debo reconocer que al cabo de unos días yo misma me autocensuraba, descalificaba y reprobaba mis anotaciones porque nunca eran lo suficientemente buenas”.

Mi siguiente paso en esta faena fue tomar diplomados. Deambulé por ellos año tras año, fallo tras fallo. Finalmente, después de mucho peregrinar, encontré hace dos años el taller de Lupita Vera, Escribe y Publica. A diferencia de otros espacios de aprendizaje, ahí desde un inicio me sentí libre, pues recibí una aceptación y calidez plena hacia mi narrativa. Aprendí mucho, con gran retroalimentación y aceptación como lectora, escritora y, sobre todo, como persona. Tardé un par de años en concretar mi libro De gatos, amores, infamias y horrores, una compilación de cuentos de suspenso y terror.

Ya listo el texto, y contando con el visto bueno de mis compañeras de taller y del mío propio ―aun sobre mi gran defecto de autoexigencia―, me enfrenté a un embarazo literario de nueve meses.

Entonces me pregunté: “¿qué hospital será el indicado para esta labor de parto? ¿cuál de ellos tendrá el mejor ginecólogo, anestesiólogo, en fin los mejores recursos ―incluidas drogas contra el dolor― para parir mi obra?

A partir de este punto, tu búsqueda se dirige primero a las editoriales tradicionales. Te das cuentas que tocar puertas —para alguien a quien se le dificulta ser socialmente abierta, como es mi caso— será un reto casi imposible y más convencer al editor en turno de que tu trabajo literario vale la pena y es digno de publicarse.

Luego de descartar esta opción, tuve la fortuna de conocer a Yo Publico a través del sello Escritoras Mexicanas. Desde el primer instante en que tuve contacto con su editora, Elvia Navarro, supe que había encontrado a la doctora ideal para supervisar mi parto narrativo.

Hoy en día, estoy muy contenta de haber llegado finalmente a buen puerto para la concreción de mi sueño. La relación con Yo Publico es directa, amigable y abierta. He tenido la libertad de tomar las decisiones respecto a todos los detalles de mi libro, como el estilo y la portada, siempre bien acompañada de sus acertados consejos y comentarios. Les garantizo que es un equipo editorial altamente profesional y sin duda se los recomiendo. Por favor, no esperen más para concretar su sueño, YoPublico pone todas sus herramientas a tu alcance.

 

Sara Jiménez, autora de De gatos, amores, infamias y horrores.

Inicia tu camino en la autopublicación con YoPublico

¡Conoce más aquí!