¿Puedo diseñar yo la portada de mi libro?

Dicen que la portada para un autor independiente es quizá lo más importante. Lo es porque la competencia entre libros de todos tipos es despiadada y lo es aún más para un autopublicado; aunque también es una enorme oportunidad de distinguirte de los demás. 

La portada —aunque parezca una idea mercantilista— es un instrumento de venta y para un autor independiente es algo más: es la cara de su creación. Piensa en esto: una persona dedica sólo 8 miserables segundos a mirar la portada, ¡ése es el promedio! y sólo utiliza 15 segundos para leer la información de la contraportada. Esto está bien estudiado, es así, no nos lo inventamos nosotros. O sea que, tristemente, siempre juzgamos a un libro por su portada y contraportada.

Queremos también ser francos: muchos de los libros autopublicados tienen las peores portadas de la historia, tan feas que dan ternura y curiosidad sobre la persona que eligió sus elementos gráficos. Pero los lectores comunes y corrientes sólo ven algo que no les gusta y saltan a otra cosa. Es injusto, sí, porque quizá la obra detrás sea increíble, pero no lo sabremos porque la portada nos hace correr hacia otro lado.

Ejemplos de estas malas ideas son: imágenes de atardeceres en el mar (hay millones), perfiles de mujeres con una rosa en la mano viendo por una ventana o al infinito, imágenes de felinos como tigres o leones gruñendo, ejecutivos como de los años 80 con un portafolio caminando hacia el éxito por una gráfica, huellas en la arena, mariposas posándose en una mano femenina… en general las imágenes de stock que ejemplifican una emoción (no sabemos muy bien cuál, pero una ambigua y fea). En fin, que la lista es larga…

No decimos esto como un chiste pero sí con humor: todos los días revisamos portadas de muchos sitios de libros autopublicados y en general son así. Pero las grandes editoriales no se salvan mucho que digamos, también tienen sus errores. Esta situación está más controlada en otros países, pues la profesión de “portadista” es una especialización del diseño editorial muy bien definida. Estos diseñadores trabajan con base en un brief detallado por parte del editor o autor y les toma mucho tiempo llegar a lo que buscan. El diseño de la portada es un proceso creativo en el que se pone en práctica el oficio, no una mera ocurrencia. Lo que queremos decir con esto es que el diseño no es subjetivo, no se trata sólo de gusto. Hay buenas y malas portadas objetivamente hablando. Una buena despierta el deseo de leer el libro.

Siguiendo varias opiniones, aquí les dejamos algunas ideas (no son una fórmula) sobre una buena portada:

– Las imágenes presentadas deben ser misteriosas, no muy reveladoras, incitar a la curiosidad.

– Las imágenes deben transmitir emociones precisas.

– No utilizan muchos elementos, sino más bien recurren a la síntesis para expresar sin saturar.

– Son resultado de un trabajo de diseño profesional que implicó que el diseñador se involucrara en el contenido del libro lo más posible.

– Algunos portadistas realizan al menos 10 bocetos, entre los cuales van encontrando los caminos más fuertes para trabajar en ellos.

La conclusión es que contrates a un profesional para diseñar tu portada y que lo acompañes en parte del proceso, pero deja que él como experto haga su trabajo. Como dice Tucker Max: “A menos que seas un diseñador multipremiado que ha publicado más de 20 obras, no deberías diseñar tú mismo tu propia portada.”

Si contratas a alguien para que diseñe tu portada y trabajas con él, fíjate muy bien en estas sugerencias de profesionales para saber que tu portada es buena y fue diseñada con oficio y propuesta. 

  1. ¿Se destaca del resto? ¿Es llamativa? Mira tu portada desde distintos ángulos, piensa en todas las formas posibles en que un lector podría verla. ¿Funciona? ¿Es legible? ¿Se ve bien en digital?

  2. ¿Tu portada refleja con claridad pero sin obviedad de lo que trata tu libro? Recuerda no llenar la portada con muchos elementos, esto confunde a los lectores. 

  3. ¿Comunica a tus lectores que el libro es para ellos? ¿El género al que pertenece? Aquí una cita lo explica mejor: “Un libro realmente genial es uno que captura el interior del mismo de una manera fundamental e imprevisible.” Se refiere, claro, al diseño de portada.

Consultamos