¿Autopublicarse o buscar una editorial tradicional?

¿Qué es la auto-publicación?, ¿cuáles son sus beneficios en comparación con otros sistemas de publicación? ¿Te conviene auto-publicarte? 

Hace poco tuvimos una cita con un nuevo autor que quiere publicar su primera novela. Le ha dedicado mucho tiempo a tener un manuscrito final con el que se siente listo para dar el siguiente paso. Desde hace meses ha tocado puertas para que una de los grandes grupos editoriales lo publique, ninguna ha respondido. Buscó entonces a editoriales independientes que publican ficción pero tampoco tuvo suerte, aunque al menos respondieron.

Las razones para rechazar el libro fueron varias: es una novela muy extensa, el autor no es conocido, no va con nuestra línea editorial, no estamos publicando nada nuevo. 

Luego entonces se le ocurre a nuestro autor conocer otros modelos menos tradicionales de publicación pide citas en tres editoriales que por llamarlas de algún modo diremos que son híbridas, aunque más bien son empresas de servicios editoriales. El trato que le ofrecen no lo deja contento sino más confundido.

La editorial le presenta un presupuesto de producción y de servicios editoriales y le pide al autor el 50% de la inversión, al final le entregará 250 ejemplares para su uso personal y la editorial se quedará con 250 para comercializar.

De la venta de estos libros le entregará 10% de regalías. Suena bien pero nuestro autor modelo no está contento con lo que le ofrecen por varias razones. Él quiere que un editor entienda y lea con detenimiento su libro, en este trato lo hacen sentir como uno más (no importa lo que escribas mientras pagues), después se pregunta muy bien ¿qué hago yo con 250 libros?, y ¿esos 250 ejemplares que se queda la editorial son suficientes para distribuir mi libro en librerías? Él sabe que no es así que lo números no dan, que de esta manera no va a cumplir su sueño. A esto se suma que no le ofrecen ninguna acción de promoción. Conclusión su obra que le ha costado años será un libro entre otros que no despegan y que no llegan a las manos de los lectores.

Pero no es porque él no quiera es porque no sabe muy bien qué camino tomar y sobre todo no conoce las ventajas de autopublicarse de manera profesional, que son muchas, pero siempre implican involucrarse y trabajar junto con un aliado que te guíe para que eso ocurra.

Nuestra recomendación es no apresurarse, frustrarse rápidamente y revisar varias opciones antes de dar el gran paso para publicar. Pero hacerlo, porque eso siempre marca un antes y un después del que no sólo se aprende mucho sino que conlleva muchas satisfacciones.

Conclusiones: publicar un libro de manera independiente con gran calidad es posible si encuentras con quien trabajar tu manuscrito, piensa que como autor tiene muchas habilidades e información sobre tu tema pero no necesariamente tienes habilidades para publicar un libro. Recuerda que un manuscrito (tu obra) no es un libro aún.

Autopublubicarse con calidad es un reto que implica involucrarse en el proceso y dejarse ayudar por profesionales para alcanzar tus objetivos.

Lo que le ocurre ahora a la industria del libro es paradigmático: el modelo tradicional de las grandes editoriales consistía es elegir a unos pocos autores (frente a todas las personas que escriben) y proteger sus derechos. Hoy, de acuerdo al libro Abundance, ocurre lo contrarío, vivimos un modelo de abundancia, centrado en la creatividad y en la explosión de contenidos redundantes.

Esto como bien menciona ALLi (alianza de autores independientes, en inglés), tiene una ventaja enorme: “Sí, la autopublicación permite que se publiquen más libros de mala calidad que nunca, pero lo importante en un modelo de abundancia no es la cantidad de libros malos disponibles… que se desvanecen rápidamente y se vuelven invisibles, sino que también se publican muchos libros de buena calidad.” o en otras palabras: “Creativity is never a zero sum game. More bad books doesn’t mean fewer good books. The opposite. More masterpieces emerge at the top, the expanded tip of an enlarged mountain.”

Entonces lo importante serán siempre los libros con calidad no cuantos libros de mala calidad se publican. Eso podríamos responderle al señor Wiley que en una entrevista dijo que los autores que se autopublican no merecen ser leídos porque son el equivalente a alguien que canta en la regadera, son basura. Cada quien puede opinar lo que quiera claro, pero el famoso agente se equivoca al no entender dónde está lo realmente importante de autopublicarse.