Derechos de Autor para autores indie

¿Cómo se piden? ¿Hay a la carta? ¿Puede sobrevivir un autor sin tenerlos? Esta y otras respuestas a continuación:

Juan Zorrilla de San Martín, periodista, ensayista y poeta uruguayo, decía que: “Lo importante no es tener muchas ideas, sino la idea oportuna en cada caso”. Una gran afirmación sobre todo cuando el fundamento de cualquier obra artística es la originalidad de una idea y que tanto se distingue del resto.

Ideas que en su origen parecían pequeñas con el paso del tiempo transforman el mundo y lo que hay alrededor de éste. Algunas incluso llegan a ser parte de grandes negocios que hacen que las cuentas de banco de sus creadores cada vez agreguen más ceros a la derecha.

Es por eso que existen diversas herramientas para protegerlas, y que aquellos creadores puedan defenderlas ante cualquier caso de plagio o copia; porque si bien la originalidad es difícil de alcanzar, no es un propósito imposible para quien se esfuerza por transformar el mundo a su alrededor.

Entonces, empecemos por lo básico, ¿Se protege a la idea o al autor?

En este caso a ambos, ya que el registro público de derecho de autor al registrar una obra, registra a su creador como su autor y propietario de la misma.

¿Qué es un autor?

Es la persona física que ha creado una obra literaria y a quien la Ley protege para estimular su creatividad.

¿Qué son entonces los “Derechos de Autor”?

Es el reconocimiento que hace el Estado a favor del creador de obras literarias o artísticas, para que goce de prerrogativas y privilegios exclusivos, de carácter personal y patrimonial.

¿Qué tipos de “Derechos de Autor” existen?

En nuestro país se dividen en Derechos morales y Derechos patrimoniales. Los Derechos morales reconocen al autor una relación permanente con su obra y le dan facultad de determinar si su obra ha de ser divulgada, exigir el reconocimiento de su calidad de autor, así como el respeto a su obra, modificarla o retirarla del comercio y oponerse a que se le atribuya una obra que no es de su creación.

Por otro lado, los Derechos Patrimoniales son un goce exclusivo del autor para realizar por si o autorizar a terceros la explotación en cualquier forma de su obra.

¿Qué beneficios obtengo al registrar mi obra?

  • Enriquecer el acervo cultural del país.
  • Obtener un documento que prueba que eres el autor de tu obra.
  • Poder sobre tu creación (inserte aquí risa malvada).

Esta historia continuará. . . .